¡Hola Querida Luz!

Te invitamos a ser parte de aquellos que quieren reconocer y compartir su luz y así construir una nueva generación, una generación en base al amor. 

¡Gracias por Ser y estar! 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Blog

En los siguientes artículos podrás observar diversas maneras de plantear tu realidad, tu verdad y de esta manera poder avanzar. 

Los adormecedores de la intuición

Beam of Light LLC

La intuición, parte esencial de nuestro camino espiritual, ha sido desde hace mucho tiempo confundida por su inhabilidad de materializarse. Es un concepto complejo para la mente humana porque significa confiar en lo desconocido, en algo “efímero” o no material. Sin embargo, confiamos en la intuición para tomar decisiones trascendentales en negocios, familias, amores, etc.

Pero ¿qué es la intuición? Denominada muchas veces corazonadas o sexto sentido, la intuición es lo que permite dar rumbo a un sinnúmero de acciones. Está ubicada en el centro de nuestro pecho, cerca del chakra del corazón, arriba del plexo solar y cerca del timo. La intuición es esa sensación de conocimiento que tenemos cuando algo está “bien” o “mal”, es decir, cuando algo está acorde con nuestro estado vibratorio o va en su “contra”.

La intuición en el camino espiritual es imprescindible, ya que de allí derivan la mayoría de las confirmaciones que recibimos por guía divina. Ella nos da un sentido de alerta y es como nuestra brújula. Estos susurros al corazón lo son todo para nosotros.

Sin embargo, ¿cómo es posible que no todos podamos escucharla? En nuestros tiempos, con el mundo tan interconectado y sobresaturado de distracciones, es muy fácil obviar a esa guía interior. Para nosotros es mucho más fácil seguir a la corriente o hacer aquello que nos dicen. Lo que se nos olvida o lo que no sabemos, es que al hacer caso omiso a esta voz tan poderosa nos estamos obviando, cancelando, silenciando.

Mientras más escuchemos estos susurros, tomaremos decisiones más alineadas con nuestra verdad, por lo que seremos más felices. Esto quiere decir que empezaremos a Ser, en vez de pretender ser. Hay que recordar que vinimos a esta tierra a Ser felices.

Para afinar nuestra intuición y/o poder escucharla, debemos tener en consideración a sus adormecedores, actuar para aminorarlos y así desarrollar la misma. Para actuar proactivamente en el desarrollo de la intuición se sugiere:

1. Hacer espacio y tiempo para escucharnos:

Muchas veces pasamos el tiempo muy ocupados o buscamos ocuparnos para no escucharnos. Es importante hacer espacios en nuestros horarios para respirar, meditar, orar, contemplar y reflexionar.

2. Evitar las comidas altas en grasas y azúcares:

Mantener nuestro canal libre de impurezas permite que podamos estar “menos pesados” a nivel energético y de esta manera fluir mejor. Los alimentos en base a frutas y vegetales son fundamentales para cualquier persona, ya que elevan nuestra energía.

3. Las relaciones o situaciones tóxicas:

A medida que no nos permitimos escucharnos, empezamos a sentir un “vacío”. Esa sensación se da siempre y cuando el espíritu y el cuerpo físico se han “desconectado”. Tendemos por ignorancia a querer llenar ese vacío con cosas materiales o con relaciones que nos hagan sentir “llenos”, para después encontrarnos igualmente solos y heridos emocionalmente. Nos ayuda, mantener un registro o inventario de las relaciones y situaciones en las que nos encontramos, para poder dejarlas en caso de que sea necesario y/o sanarlas en paz. La idea de las relaciones o situaciones que experimentamos es darnos dicha, felicidad, paz. Si éste no es el estatus de las mismas, hay que reconsiderar.

4. Las adicciones de todo tipo:

Las adicciones se crean debido a este vacío y la imperante necesidad y búsqueda de validación. Es importante trabajar en el amor propio y la aceptación de quien verdaderamente somos: seres maravillosos capaces de hacer y crear maravillas. Somos buenos por naturaleza.

Por último, es importante mantener una clara y honesta conexión con nosotros mismos, preguntarnos ¿cómo nos sentimos?, tratarnos bien y considerarnos a la hora de tomar una decisión. De esta manera estamos atendiéndonos y queriéndonos, y por ende desarrollando nuestra intuición, nuestro amor.