¡Hola Querida Luz!

Te invitamos a ser parte de aquellos que quieren reconocer y compartir su luz y así construir una nueva generación, una generación en base al amor. 

¡Gracias por Ser y estar! 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Blog

En los siguientes artículos podrás observar diversas maneras de plantear tu realidad, tu verdad y de esta manera poder avanzar. 

Enciendo la Luz

Beam of Light LLC

El Señor es mi pastor – Él es mi pastor nada me puede faltar. Ante mí está la mesa y la copa de Cristo; recibí mejor que la unción de aceite sagrado, la del Espíritu Santo (1 Juan 2,27).

En estas ultimas semanas para que se termine un ciclo, los invitamos a orar y a tener momentos de reflexión. A recordar que solo nosotros somos capaces de encender La Luz dentro de nosotros mismos, que eligiendo todos los días el camino de Dios, nuestro padre, elegimos la felicidad.

Cuando elegimos el camino de nuestro Padre, elegimos su paz, que va más allá de todo entendimiento, su abundancia, su capacidad de amar. Al seguir su camino, nos damos cuenta que seguimos el camino del bien, el camino que llena nuestros corazones y el de nuestros hermanos.

Los invitamos a encender La Luz siempre, a través de la plegaria, del agradecimiento y a través de lo más importante, las acciones. Acciones amorosas y compasivas que traerán un mejor futuro.

Los invitamos a encender La Luz en los momentos más duros y los momentos más placidos de su experiencia terrena en este camino espiritual. Y que sepan que Dios siempre está con ustedes, con nosotros todos.

Compartimos la siguiente oración con ustedes, el Salmo 23:

El Señor es mi pastor, nada me falta,

en verdes pastos él me hace reposar

y adonde brota agua fresca me conduce.

 

Fortalece mi alma,

por el camino del bueno me dirige

por amor de su Nombre.

 

Aunque pase por quebradas muy oscuras

no temo ningún mal,

porque tú estás conmigo,

tu basto y tu vara me protegen.

 

 

Me sirves a la mesa

frente a mis adversarios,

con aceites tú perfumas mi cabeza

y rellenas mi copa.  

 

Me acompaña tu bondad y tu favor

mientras dura mi vida,

mi mansión será la casa del Señor

por largo, largo tiempo.